Planeta JOY

29.03.2018

Pipi Yalour: “Me gustaría que el género deje de ser un impedimento para acceder a puestos jerárquicos”

La bartender cordobesa acaba de ser nombrada Brand Ambassador de Campari; en una entrevista fondo nos cuenta el lado B de su profesión, cuál es el futuro de los aperitivos y qué tendencias se vienen en materia de coctelería.

comentarios (0)

Hace unas semanas sucedió algo que puede haber pasado desapercibido para el público general, pero que de la mano del empoderamiento femenino dentro y fuera de las barras, y la nueva ola de renovación en la coctelería, no es menor. Por primera vez una firma de importancia, en este caso Campari, nombró como Brand Ambassador (representante de la marca acá y en el exterior) a un mujer, y no sólo eso, a un chica del interior. Así Marina “Pipi" Yalour, cordobesa de origen, estudiante de Ciencias de la Educación devenida en barmaid, y autodeclarada nerd y ávida lectora, se convierte en la primera mujer en llegar a este puesto. 

Y si vos también estabas pensando que siendo 2018 ya era hora, te invitamos a leer esta entrevista que le hicimos, donde nos contó un poco sobre la transición que vive la industria, sus viajes y las tendencias que se vienen este año. 

Contanos un poco del Lado B de ser bartender, sobre teniendo en cuenta lo glamorizada que a veces está la profesión.

Se trabaja mucho y es un trabajo que resulta bastante intenso para el cuerpo. A medida que van pasando los años a mí, por ejemplo, me empezaron a doler las piernas después del turno de trabajo. Además, los horarios de trabajo hacen que sea difícil mantener una rutina relativamente saludable. Sí, es un trabajo muy divertido, pero el tema de los horarios afecta la rutina de vida de uno en general y dificulta un poco tener una vida social más allá de los compañeros de profesión.

La elección de una mujer como embajadora de marca, al menos acá (afuera ya es más común) es algo novedoso. Contáme qué relevancia tiene para vos este hecho. 

Para mí es muy importante como ejemplo para la comunidad en general. Somos cada vez más,  pero aún pocas y me gustaría que el género deje de ser un impedimento para acceder a puestos jerárquicos o de mayor exposición pública. Veo que las mujeres están muy capacitadas, quizás como consecuencia de tener que luchar más por acceder a determinados puestos. Suele atribuirse al género problemas de selección de personal: si una mujer no se adapta al equipo de trabajo o no logra cumplir con las tareas que se le asignan, el problema es que es mujer. Pero cuando pasa lo mismo con un hombre, se lo ve como un problema de perfil. 

Se habla cada vez más del aprendizaje integral del bartender, de otros saberes que complementen la labor, ahora están los coffeetenders, los cheftenders, etc. ¿Qué podés decirnos respecto de esto y cómo te formas vos? 

Coincido en la necesidad de una formación integral. Esos conocimientos son herramientas a la hora de pensar recetas y mejorar las formas de aprovechar los insumos. En cuanto a mí formación, soy mayoritariamente autodidacta. Soy muy lectora. Compro libros por internet sobre distintas temáticas vinculadas con las bebidas y a partir de ahí experimento un poco. Sería óptimo que se generen más instancias de enseñanza y aprendizaje sobre contenidos valiosos, porque la verdad que leer libros es un camino más bien lento y a veces también engorroso.

Contanos un poco más de tu blog. Chicas Barra

Es un proyecto que comenzamos con Gise Jaime (Churrasquería - Rosario) hace dos años para divulgar los conocimientos que vamos construyendo. El espacio está abierto para que otras colegas puedan escribir. Nos parece valioso poder darle visibilidad a las mujeres que trabajan con bebidas. En general, los contenidos que nos interesan tienen que ver con cómo hacer algo, cómo hacerlo mejor o cómo hacerlo más barato. Vemos que no hay tanta información disponible en español y me parece un buen paso empezar a generarla.

 

También muy de a poco se está empezando a hablar de tomar conciencia del cuidado del cuerpo en esta profesión, del consumo responsable de los propios bartenders y otros temas. ¿Qué opinas de esto y cómo lo enmarcas en tu trabajo?

Es clave y difícil de lograr. Personalmente, yo casi nunca tomo alcohol durante el servicio, por ejemplo. Y aunque me cuesta sostener una rutina de ejercicio, cuando estoy en Córdoba hago natación y yoga, y cuando estoy de viaje intento usar el gimnasio del hotel. Creo que es importante que empecemos a tener conciencia de que necesitamos cuidarnos para tener carreras sostenibles en el tiempo. Es cierto que los horarios no ayudan ni a organizarnos para hacer ejercicio, ni a tener hábitos de alimentación saludables, justamente por eso entiendo que debemos prestarle mucha atención al tema.

Te esperan muchos viajes este año, ¿en qué lugares ya estuviste y qué te gustó más de cada uno?,¿Cuáles son tus planes para este año?

De Italia me encantó la comida y las costumbres respecto a las bebidas, especialmente el ritual de la hora del aperitivo. En Milán visité un bar diseñado por Wes Anderson que se llama Bar Luce y me pareció increíble, también el Bar Basso (donde se creó el Negroni Sbagiato), el Camparino (un clásico frente al Domo) y Wood.ing bar (una propuesta con impronta botánica). En Roma amé Giolitti, que es una heladería buenísima, la Fontana di Trevi, Freni e Frizioni. En Colombia visité una finca cafetera en Quindio y varios bares en Bogotá que me gustaron, como Huerta y 8 y cuarto.

Con el auge de los aperitivos y los amargos en el mundo y en el país, da la sensación de que ya se habló tanto sobre el tema, ¿qué cosas quedan por hacer en este campo?

Hace poquito estuvo Naren Young de Dante, un bar especializado en aperitivos de Nueva York, dictando varias master classes y haciendo un Pop Up organizado por Campari y Bacoctel. De su charla y en general de la propuesta de su bar me llamó la atención la relevancia que se le da a lo simple y el cuidado que requiere la ejecución. Entiendo que ese es un buen rumbo para seguir trabajando con aperitivos.

¿Qué se viene en materia tendencias respecto del uso de productos, la evolución de la técnica o los bares acá?

Esta pregunta siempre es difícil. No sé si lo que veo son tendencias o es más bien una expresión de deseo. Soy bastante amante de lo simple y creo que debemos enfocarnos en hacer coctelería amable para nuestros clientes. Sí veo que en otros países se está haciendo foco en generar recetas de baja graduación alcohólica y no descarto que eso comience a verse acá también.  

¿En dónde encontrás inspiración diaria?

Creo que acumulo ideas cuando viajo y después las voy procesando. Nunca sé bien de dónde viene la inspiración. Todo el concepto de inspiración es muy romántico, a veces está y otras veces es necesidad de generar recetas. Personalmente hay recetas "a las que quiero más" y recetas que armé y, aunque funcionan, capaz no les tengo tanto aprecio. 

 

Una cordobesa en Milán

Como nueva embajadora, “La Pipi”, como le dicen los amigos, tuvo que crear un cóctel junto con otros 5 bartenders extranjeros para que formen parte del calendario de la marca, que desde el año pasado se aggiornó, y ahora tiene el formato de un ciclo llamado Red Diaries que incluye cortos cinematográficos dirigidos por directores de la talla de Stefano Sollima.

Pipi no sólo elaboró un cóctel, Tónica Italiana, sino que viajó a Milán a filmar con el mismo Sollima. El corto, protagonizado este año por la actriz Zoe Saldaña, puede verse en You Tube.

“Me sentí bastante cómoda frente a cámara, ya que, si bien era una super producción, ya había tenido como experiencia la filmación de Los Cuentos del Conde hace algunos años. Lo que sí fue desafiante fue que para la filmación con el famoso guante rojo me pusieron vaselina para que brillara en cámara, y yo tenía que agarrar el vaso y la botella. Tenía un miedo que se me cayera todo. Lo Tuvimos que hacer varias veces”, cuenta Pipi.

Qué lleva: Campari, café cold brew, agua tónica y tintura de Hibiscus. 

Inspiración: busqué armar una receta donde utilizara insumos representativos de algunos lugares por los que viajé, como el café (Colombia) y el hibiscus (México).

Por Laura Marajofsky