Planeta JOY

29.08.2019

Día Internacional del Cabernet Sauvignon: todo lo que tenés que saber de esta cepa

La sommelier Deby Benitez nos cuenta cómo se expresa esta cepa en diferentes zonas del país y recomienda cuatro etiquetas para "beber y no temer".

comentarios (0)

Argentina se caracteriza por ser en un país productor de vinos con más de 200 mil hectáreas cultivadas de gloriosas viñas y más de la mitad están destinadas a los vinos tintos, allí se encuentra la variedad que para mí sería como “el príncipe de los tintos: Cabernet Sauvignon”, dado que para nosotros, los argentinos, el rey es el Malbec. 

En el concurso de Vinalies Internacionales 2018 fue elegido como mejor vino del mundo un Cabernet Sauvignon argentino entre los 40 países participantes.

Lo cierto es que cada vez que se lo nombra al Cabernet Sauvignon la primera impresión de los consumidores es que se trata de “un vino muy fuerte”. ¿Realmente el Cabernet Sauvignon es un vino robusto? Todo depende de la información que tengamos a la hora de elegir uno. Es cierto que es la variedad con más carga tánica, lo que hace que se sienta un poco más astringente que otros y su intensidad de color es alta y da la impresión de que va a ser difícil cada copa, pero con la tendencia de hacer vinos para beber y no para temer, los cabernets se pueden vinificar desde muy robustos hasta más dóciles, todo es cuestión del momento y de lo que se desea.

La influencia del terruño es un factor elemental para el perfil de cada Cabernet Sauvignon, la mayor densidad de hectáreas plantadas está en Mendoza, pero también podemos encontrar esta variedad en los viñedos más altos del mundo, o sea los que tenemos en el norte argentino, donde quizás hayan tenido mayor destaque.

Ahora bien, hablemos del norte ya que muchos consideran que solo podemos encontrar los famosos “tintos gorditos”, podríamos decir que las viñas están más expuestas al sol por aquellos 3000 hasta 3100 metros de altura, pero ojo porque a mayor altura tenemos mayor frío lo que nos va a dar como resultado una gran amplitud térmica. El cabernet necesita de este sol porque es una variedad de piel gruesa, por ende, es necesaria esta exposición para su correcta maduración.

En el Valle de Cafayate a 1700 mtrs sobre el nivel del mar, ubicada en la provincia de Salta se encuentra la Bodega familia “El Porvenir”, a cargo de Lucia Romero Marcuzzi, acompañada de Paco Puga como enólogo y Daniel Guillen en los viñedos, ellos crearon, dentro de su deliciosa gama de vinos Amauta, una línea de vinos jóvenes con la idea principal de poder beber un Cabernet Sauvignon sin miedo y a puro disfrute.

Este vino responde a la pregunta de muchos: ¿el Cabernet Sauvignon siempre necesita barrica?

No necesariamente, se pueden hacer vinos sin tener que criar en barrica y esto no lo hace menos rico, todo lo contrario, lo hace un vino frutado, donde se ha cuidado religiosamente que mantenga toda su expresión.

Aquí mis recomendados:

El Porvenir Amauta Absoluto Cabernet Sauvignon:

La vista enamora con ese rubí intenso y reflejos violáceos, en nariz se percibe a la distancia su intensidad aromática y gran expresión de un conjunto de frutas rojas y negras, predomina la ciruela con toques de frutos rojos, una nota particular especiada que recuerda a la pimienta negra y pimientos rojos fresco. Hasta acá parece un “gordito”, en boca de muy buena acidez, frutuosidad en el medio de boca y los taninos dulces, los beneficios de la amplitud térmica. Es un vino fluido, lejos está de ser esos vinos rasposos sin ganas de seguir, al contrario de final frutado y persistente.

Mendel Cabernet Sauvignon:

En Mayor Drummond, Lujan de cuyo tenemos radicada la Bodega Mendel comandada por Roberto de la Mota, prestigioso enólogo argentino que le da vida y carácter a la variedad que festejamos.

Cuentan con viñas de más de 20 años y de rendimiento controlado para tener mayor concentración y expresión. Precisamente en las parcelas de Perdriel, encontramos las viñas para este vino

Intenso color rubí, lagrimas densas e intensidad alta, esta definición de intensidad es cuando no podemos ver del otro lado de la copa. En nariz se destacan las notas y las especias, predominan la fruta negra madura como cassis, ciruela, frambuesa. Lo característico de esta variedad son las notas a pimienta negra. En boca todas las notas explotan y se intensifica mucho más, los taninos firmes, pero no agresivos, la acidez se abraza a los taninos y lo vuelve dominado.

En este ejemplar, podemos encontrar el trabajo de la madera 12 meses divididos en diferentes instancias de la barrica entre primer, segundo y tercer uso, el aporte no es un destaque todo lo contrario, se puede disfrutar de un vino rico en frutuosidad y si bien tiene firmeza no es de temer… sino más bien es de beber.

Altosur Cabernet Sauvignon:

Subiendo un poquito por los andes en la zona de Valle de Uco, podemos encontrar a un conjunto de bodegas, como dijimos anteriormente, esta cepa necesita de la influencia del sol y por esa razón se destaca en zonas con altura.

A 1200 mtrs de altura en Gualtallary, Finca Sophenia representa un proyecto familiar liderada por Roberto Luka con el acompañamiento de la Ing. Julia Halupczok y el enólogo Matías Michelini. 

Con la misma conjunción entre los nombres de las musas inspiradora Sophia y Eugenia. La Bodega presenta en sus vinos la misma fórmula entre variedad, clima y suelo en todas sus líneas de vinos.

Con poca crianza en madera, tan solo 4 meses entre roble francés y americano, nos presentan un vino ágil, pero con una fuerza de color) admirable. En nariz la fruta se presenta fresca, con la frambuesas como la más marcada, algo de membrillo y esa nota tan características en los vinos de la bodega que le aporta esa frescura como la menta. En boca se percibe equilibrado, con más intensidad la nota mentolada, excelente acidez y taninos marcados pero tranquilos. De buena persistencia y final frutado y fresco.

Zuccardi Q Cabernet Sauvignon:

Hasta ahora hablé de vinos 100% Cabernet Sauvignon provenientes de una misma zona en cada etiqueta, el ultimo, pero no menos importante es un vino que contiene la misma variedad de diferentes terroir.

Ubicada y camuflada en lo alto del Valle, Zuccardi presenta diferentes gamas de vinos, con su principal lema “no buscar vinos perfectos, sino aquellos que expresen el lugar, la región”. Sebastián Zuccardi, va en busca de contarles a los consumidores de donde provienen sus vinos, desde hace más de 10 años vienen estudiando el terroir argentino en su área de Investigación y Desarrollo.

En la copa quedan lágrimas de color, por su gran intensidad de color, de centro profundo y reflejos violáceos. La fruta se percibe madura como arándanos, cassis y ciruelas, las notas especiada se intensifican más en boca, el paso por barrica le da complejidad sin que esta palabra nos suene como un vino difícil, todo lo contrario, sus taninos firmes, pero maduros lo hacen un vino con cuerpo y de final largo y persistente.

El común denominador entre estas cuatro etiquetas no es solo la variedad, sino el fanatismo por la altura. Cuatro referencias que demuestran que el cabernet es un vino amable sin necesidad de tener en su elaboración el paso por madera, su gran intensidad de color y sabor lo convierten en el príncipe de nuestros vinos, pero también seguirá siendo el rey de los tintos en el mundo. Detrás de un rudo nombre se puede esconder un tierno y disciplinado vino.

Deby Benitez:  deboramicaelabenitez@gmail.com

IG: https://www.instagram.com/benitez_deb/