Planeta JOY

30.10.2018

Comida sabrosa en modo relax: abrió Malagrino al polo gastronómico de Olivos

A pocos pasos del rio, con una ambientación impecable y una propuesta gastronómica que cumple, Malagrino es sinónimo de buenos momentos para los foodies que frecuentan la zona de Olivos.

comentarios (0)

“Lo bueno si simple, dos veces bueno” asegura el refrán. Y Malagrino se suma a esta nueva camada de restaurantes y delis que cumplen con la máxima al pie de la letra. La propuesta es comer rico, saludable y estacional con una carta breve que rota todas las semanas.

Los fines de semana sirven brunch durante todo el día; no viene armado, el comensal puede elegir entre una serie de platos y bebidas y generar así su brunch perfecto. Entre las opciones más pedidas figuran la Burger ($310) que sale en un exquisito y casero pan brioche y trae 180 gramos de carne, queso cheddar, cebollas caramelizadas, pickles de pepinos y papas.

Otro clásico es el Chicken Sándwich ($290) viene con pan ciabatta, pollo grillado, mermelada de tomates, rúcula selvática y se acompaña con papas.

Atenti a las papas, salen en varios de los platos y son perfectas, puré por dentro y crocantes por fuera, y ni siquiera dejan rastros de aceite en el plato o la mano (si el comensal es de esos que prefiere pasar por alto los cubiertos).

Tampoco faltan dos clásicos del brunch: la Burrata (con berenjenas asadas, ensalada tabule, y avellanas, $270) y el Gravlax (pan de campo, mascarpone, gravlax y huevo a 65°, $285). 

Días de semana

Durante la semana la propuesta varía un poco, es que sale el menú fijo del brunch y la gran barra mostrador se llena de propuestas apetitosas que rotan en forma semanal. Siempre hay variedad de ensaladas y tartas, más una proteína y un sándwich.

En materia de bebidas también está todo muy cuidado. Para huir de la clásica limonada, proponen sodas de pepino (muy rica, pero con un toque de anís, un dato a tener en cuenta por quienes no gusten de este sabor un tanto invasivo) y de pomelo.

También ofrecen una selección breve, pero cumplidora, de vinos, donde predominan etiquetas de Ernesto Catena (Animal, Padrillos, etc.) y algunas que llevan la firma del enólogo Alejandro Sejanovich, como Anko y Manos Negras. Tampoco faltan las cervezas ni los tragos clásicos como el gin tonic o el Aperol Spritz.

 

De merienda

La pastelería es un capítulo aparte, todo se elabora en el local y tiene el sabor inconfundible de lo casero. Entre los más pedidos figuran el banana bread, Alfajor Jackson (de chocolate con un relleno inspirado en las galletitas oreo, una auténtica bomba) y las barras de granola.

La carrot cake ($120) es super codiciada, húmeda y super sabrosa. Se suman opciones infaltables como el cheescake y la chocotorta. 

El café es de Ninina y un simple cortado sale con Latte Art -un gesto que se agradece-; además, hay té en hebras que cumplen con lo clásico -como el Earl Grey y el English Breakfast- y añaden el factor sorpresa con tés verdes, rooibos y el aclamado matcha en versión latte ($90).

 

Uno de los puntos más fuertes es el lugar en sí mismo; ya que cuenta con varias mesas al aire libre en un patio trasero -ideal para disfrutar del aire libre y trabajar sin estar pendiente de robos y esas cuestiones-; también tiene una gran barra con vistas a la calle y mesas cómodas y separadas para poder charlar sin temer que el vecino sea testigo involuntario de la conversación.

Sin dudas, Malagrino es un lugar cálido que invita a ir y volver una y otra vez.

Dónde:
Corrientes 321, Olivos. Teléfono: 4528-2221.
Horario de atención: lunes a sábados, de 8 a 20; domingos de 9 a 20.
Facebook: @malagrino.ba - Instragram: @malagrino.ba