Planeta JOY

27.10.2019

Chandon celebró el traspaso de su Chef de Cave

Tras 45 años en el cargo, Onofre Arcos anunció su retiro y pasó el legado a Diego Ribbert, quien, en 60 años de historia de la bodega, se convertirá en el cuarto en asumir este rol.

comentarios (0)

Pasó 45 años al servicio de las burbujas, por eso Onofre Arcos es, probablemente, el enólogo con más experiencia en materia de vinos espumosos en el país. Por eso su retiro fue todo un hito en el mundo vitivinícola.

Chandon Argentina fue la primera filial de Moët & Chandon fuera de Francia. Renaud Poirier, el primer Chef de Cave, eligió a su sucesor, el joven y talentoso Paul Caraguel, quien durante treinta y cinco años fue el guardián del estilo Chandon, entrenando luego a su discípulo y sucesor Onofre Arcos quien lo reemplazó en el 2000, y acaba de jubilarse.

A su vez, Arcos entrenó a Diego Ribbert como nuevo Director de Enología de Bodegas Chandon. Desde julio y hasta la semana pasada, Onofre y su discípulo trabajaron codo a codo, dado que cada Chef de Cave es el guardián del espíritu y el savoir-faire que marca el estilo de Chandon.

Ribbert tiene 41 años, es Ingeniero Agrónomo egresado de la Universidad Nacional de Cuyo y su nombramiento marcó su regreso al país luego de sus 9 años de experiencia internacional en Chile, Estado Unidos y España. Sus primeros pasos en el mundo del vino fueron en Chandon donde comenzó haciendo el control de los bins que llegaban a la bodega en el momento de cosecha. Su gran mentor fue Onofre Arcos con quien trabajó casi 10 años y le trasmitió su obsesión por la calidad y la sensibilidad del cuidado de los detalles.

Como parte de la celebración se realizó una degustación vertical de 8 añadas excepcionales de Chandon. Guiados por Onofre Arcos, Diego Ribbert y Hervé Birnie-Scott - el responsable máximo de las bodegas del grupo en Argentina- que recorrió las cosechas 2009, 2010, 2012, 2013, 2015, 2016, 2017 y 2018.

Como parte del homenaje a Arcos, se descubrió una placa con el nombre “Cava Onofre Arcos” en una de las cavas de la bodega ubicada en la zona de Agrelo, Luján de Cuyo.

Además, elaboraron una edición limitada de tan solo 30 botellas llamada “Legado”, que dejó marcado este traspaso en donde el chef de cave saliente y el entrante eligieron un Extra Brut de una finca que tuviera un valor especial para cada uno de ellos. Las elegidas fueron Caicayén y Cepas del Plata, ubicadas en el Valle de Uco entre los 1.100 y los 1.500 m.s.n.m.

De todas formas, Onofre seguirá vinculado a la bodega en contacto periódico con el equipo enológico para degustación de vinos y cortes, y también para participar en los distintos programas de Sustentabilidad de la bodega. Pero ahora las riendas, las lleva Diego Ribbert, quien vuelve a su hogar. Es que este nombramiento marca su regreso al país luego de sus 9 años de experiencia internacional en Chile, Estado Unidos y España. Sus primeros pasos en el mundo del vino fueron en Chandon, donde comenzó haciendo el control de los bins que llegaban a la bodega en el momento de cosecha. Su gran mentor fue Onofre Arcos con quien trabajó casi 10 años y le trasmitió su obsesión por la calidad y la sensibilidad del cuidado de los detalles.