Planeta JOY

17.07.2019

Cómo es Bagatelle, el bistró francés reconocido a nivel mundial que ahora llegó a Buenos Aires

Con restaurantes en Nueva York, Ibiza, Miami, Londres, St Barth, Saint-Tropez, Dubai, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Punta del Este, le tocó el turno a Buenos Aires; te contamos cuál es la propuesta diferencial del lugar.

comentarios (0)

Bagatelle es un bistró francés presente en algunas de las ciudades más festivas del mundo; por eso, está presente en Nueva York, Ibiza, Miami, Londres, St Barth, Saint-Tropez, Dubai, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Punta del Este y, desde fines del año pasado, en Buenos Aires.

La elección de los lugares no es casual, ya que esta “casa de champagne, platos trufados y caviar”, como se autodefine funciona como un restaurante típico, donde se come y se bebe bien, hasta la medianoche; luego, el ambiente cambia de manera radical, la música sube los decibeles, los camareros se disfrazan y arengan a los comensales a bailar y lo que, unos minutos atrás parecía un bistró tradicional se convierte en una especie de boliche top.

AMBIENTACIÓN 

El concepto es el mismo en todo el mundo: paredes blancas, sillas, sillones… una estética que remite a un departamento parisino: arte en las paredes, flores, velas, etc. Un punto clave es que desde cualquier mesa se puede ver a todos los comensales-y, por ende, ser visto-; no se trata de una cuestión trivial, ya que cuando se acerca el momento del “dancing”, los rostros ya son conocidos y muchos ya saben hacia qué lugar apuntar.

Con ese propósito, el proyecto, del arquitecto Gilberto Criscuolo, tiene un formato de cuadrados decorado con lámparas y columnas de cristal.

SERVICIO

Los camareros parecen salidos de un casting de Pancho Dotto; pero esas caras bonitas hacen más que traer los platos y bebidas a la mesa, además, son animadores, ya que se disfrazan, se suben a las mesas y sillas, agitan servilletas y hacen todo lo necesario para poner a los comensales a bailar.

Antes de esa arenga, el servicio es muy correcto y cordial. 

COCINA

Tras los fuegos de Bagatelle Buenos Aires está Sebastian Carci y replica un menú que es éxito en todo el mundo, con platos destacados como los Gnocchi a la Parisienne ($390), el Poulet Rôti el Truffée (pollo marinado y asado con hierbas y trufas, batatas rústicas con hongos) y el Tartare de Thon Bagatelle (tartar de atún, palta, vinagreta de jalapeño y chips de batatas, $650.).

Por supuesto, en Argentina no faltan las carnes, aunque con su correspondiente toque afrancesado, como el Bife de chorizo au Poivre (bife de chorizo de 400 gr., papas sauté y salsa poivre, $680) o el Longe d Agneau Brasié (lomo de cordero, vegetales y porotos blancos estofados en morcilla, $680)

Ramiro Locaso es responsable de la coctelería y aquí también se sirven cócteles que se convirtieron en el sello de la casa a nivel mundial, como el Moscow Mule (vodka, limón, espuma de jengibre) y el St. Mash (Bourbon, Cordial de Jengibre y Melón, Lima, Miel, Angostura).

En la carta de vinos, hay diferentes etiquetas de chamagne, así como vinos tranquilos también importados. Hay exponentes de Francia, Nueva Zelanda y Uruguay.

Hay que tener en cuenta que no se puede ingresar una vez que se desató la fiesta; es requisito ordenar una entrada, principal y postre por persona para poder permanecer en el local y disfrutar del festín desde el comienzo hasta el final. 

Sin dudas, se trata de una propuesta que estaba vacante en el mapa gastronómico de la ciudad, ya que en los boliches y discotecas locales nunca se caracterizaron por su gastronomía, sino todo lo contrario.

Dónde:
Av. del Libertador 4101, Hipodromo de Palermo.
Reservas: 5365-7013
argentina@bistrotbagatelle.com
bagatelleargentina.com