Planeta JOY

22.06.2010

10 restaurantes para conocer en San Telmo, el nuevo barrio de moda

El barrio tanguero se convirtió en un nuevo polo gourmet. Aquí, los mejores lugares para comprobarlo.

Restaurante Caseros

comentarios (65)

San Telmo ha sido tradicionalmente un barrio de bares y fondas. Pero gracias al boom turístico, a la influencia de Palermo Hollywood y a la onda expansiva de Puerto Madero, el viejo barrio de calles angostas se ha aggiornado; se ha palermizado, para el gusto de algunos. No obstante, existen restaurantes que han sabido encontrar un punto justo en donde la sofisticación no traiciona la esencia de bohemia y relax que ha sido siempre el atractivo santelmino. Estos son algunos de los mejores:

1. MASH: Cocina al curry
Uno de los secretos mejor guardados del barrio es este bistró, propiedad de Martyn Scourse (ex dueño del pub Three Lions). Y lo que Martyn sirve no es comida india, sino la clase de platos bien condimentados a los cuales todo inglés está acostumbrado. Unico en su estilo, Mash es frecuentado por brits que anhelan sentirse como en casa. La atención es tan buena como la comida. Recomendados: curry verde de pollo y cordero a la Rogan Josh. Cerrado domingo y lunes.
(México 518 / T. 15 6829-6829)

2. SAN TELMO SHOKUDO: Cocina japonesa
Oculto en un segundo piso, a una cuadra de Plaza Dorrego se encuentra uno de los restó favoritos de la colectividad japonesa –y por ende, mucho más que un local de cocina sushi–. Shokudo es chico pero la atención es amable, fiel al estilo japonés, y siempre se encuentra una mesa aunque el lugar esté lleno. Además de sushi y sashimi se sirven deliciosos nigiri, vegetales con carne de cerdo y dulces como helado de jengibre o torta de té verde. Al final, se ofrece un té de jazmín sin costo.
(Defensa 910 / T. 4361-9887)

3. ORIGEN: Cocina natural

Si el día se presenta radiante, nada mejor que correr a este bistró, situado en una de las esquinas más bonitas de San Telmo, a tiempo de ganar una mesa donde mejor pega el sol. Adentro, la decoración minimalista sienta mejor de noche, a la luz de velas o en el intimista living circular, unos escalones abajo. ¿Palermitano? No, un santelmino con personalidad. La carta (platos a base de vegetales; pizzas y pastas orgánicas) varía todas las semanas, y los precios son razonables.
(Perú y Humberto Primo / T. 4362-7979)

4. LA CARRETERIA: Comidas regionales
Tras varios años en el ya clásico reducto de paredes bolseadas, La Carretería puede ostentar el privilegio de ser el lugar de referencia para degustar productos típicos norteños. El reducto es chico, la ambientación quizá no sea la mejor, pero, a menos que viajes a Jujuy, no vas a encontrar mejores tamales, locro, guiso de trigo y carbonada en cualquier otro rincón de Buenos Aires. Los postres regionales son también exquisitos (cayote con nueces), con un costo final que no supera los 45 pesos.
(Brasil 656 / T. 4300-5564)

5. CASEROS: Bodegón chic
A metros del Parque Lezama, en la planta baja del magnífico edificio conocido como “quinta de los ingleses”, este pequeño  restaurante es el parador que faltaba para uno de los sitios arquitectónicos más bellos de Buenos Aires. Afín al entorno, Caseros ofrece una sofisticada propuesta donde sobresalen los pescados. Recomendados: el ceviche de mero, y el abadejo con tapenade y vegetales asados, acompañado por encabezado malbec. Cocina tradicional con toques modernos en un ambiente muy cálido. Abrió el año pasado y ya es uno de los grandes favoritos de la zona.
(Av. Caseros 486 / T. 4307-4729)

6. DOBAR TEK: Cocina croata
Daniel atiende; su esposa, hija de croatas, cocina. Así de intimista y familiar es la atmósfera en Dobar Tek, quizás, el único restaurante de origen croata en el país. Se destacan los platos centroeuropeos como el gulash, el chucrut y los chorizos húngaros, y los sabores (así como algunos ingredientes, como el trigo burgol) tienen bastante en común con la cocina armenia. Vinos a buen precio, platos accesibles, y una experiencia que bien vale la pena.
(Av. San Juan 548 / T. 15 5504-1442)

7. EL CASAL DE CATALUNYA: Cocina española
En lo que alguna vez fue la casa de Margarita Xirgu (al lado se encuentra el teatro que lleva su nombre) funciona este centro de la colectividad catalana, cuyo restaurante, un tanto oculto y falto de luz, ofrece el ABC de los sabores mediterráneos. No defraudan las tapas ni la tortilla catalana, pero antes, preferible no dejar pasar el famoso cochinillo (que se comparte entre seis), las gambas, los langostinos o la crema catalana, especie de natilla madrileña. Ambiente de taberna. Los precios, no tanto.
(Chacabuco 863 / T. 4361-0191)

8. BRASSERIE PETANQUE: Cocina francesa

Auténtica brasserie; un bodegón con estilo, sin nada que envidiarle a los que puede verse en las afueras de París. Ni rústico ni suntuoso, Petanque seduce con sobriedad (mucho blanco, mobiliario de madera). El menú, del que destacan el risotto de trufa negra, el pato a la naranja y la trucha de almendras, tiene un costo promedio de $90 y respeta el recetario de origen, lo cual ganó el boca a boca entre el turismo galo. Imperdibles: la creme bruleé y la mousse de tres chocolates.
(Defensa y México / T. 4342-7930)

9. TERRITORIO: Fiambres y picadas patagónicas
Gracias a la asidua asistencia de turistas (quizás, atraídos por la variedad de cervezas artesanales y de origen europeo) esta esquina fue consolidándose como un clásico del paisaje santelmino. Pero si algo hace de Territorio un sitio obligado para epicúreos son las picadas: abundantes, surtidas, con variados quesos, fiambres, y delicias como frutos de mar, jabalí o ciervo. Los precios promedian $70 por persona. Lo peor, la atención: lenta, y a veces desganada.
(Estados Unidos y Bolívar / T. 4307-0896)

10. NACIONAL: cocina porteña
Cuando abrió sus puertas, allá por 2001, este restó clásico y moderno fue el primer signo de que San Telmo estaba cambiando. Hace un año se trasladó a dos cuadras del predio original, conservando la estética en mayor espacio. Y la carta (platos algo caseros, algo gourmet, a precios razonables) reafirma el gusto por la fusión y lo agridulce: bondiola caramelizada con peras, ravioles de hongos, echalotes en chardonnay. El nuevo Nacional se expandió con terraza, patio al frente y una cava en el subsuelo, donde a menudo hay shows en vivo. Cerrado los lunes.
(Perú 858 / T. 4300-2887)

¿Cuál es tu restaurante favorito para comer en San Telmo?

por Jorge Luis Fernández