Planeta JOY

26.04.2010

10 razones para odiar Palermo

A algunos les encanta, pero a otros no tanto. Una nota para los que están hartos del polo cool del diseño y la gastronomía.

comentarios (519)

1. Es una parodia de sí mismo
Si bien originalmente Palermo fue una zona que agrupaba negocios que no tenían  lugar en epicentros de consumo mainstream como los shoppings (pequeños bistró con cocina de autor, ropa de diseñadores independientes, y delis con pastelería importada de Nueva York), desde hace un tiempo que no tiene nada nuevo. De  hecho, hoy en día la calle Honduras tiene los mismos negocios que la avenida Santa Fé.  Todas las novedades —que hace unos años le volaron la cabeza a más de uno—se han transformado en un modelo probado que hoy es más seriado y cliché que los pizza café de Avenida Rivadavia. Los muffins, los bagels, el sushi fusión, el puré rústico, el colchón de verdes y el take away de café están hasta en el patio de comidas de Soleil Factory.

2. Usa siempre las mismas formulitas agotadas para cobrar cualquier disparate
Basta con colgar la frase “de autor”  detrás de cualquier objeto o rubro, reemplazar las palabras “local”, “adorno”, o “pollo” por “espacio”, “objeto”, o “ave”, o agregar un elemento delirante en el medio del negocio corriente (barra de tragos en la peluquería, tarotista en un bar, masajista en un restaurante) para poder cobrar disparates sin mover un dedo.  Hay sillas Hille que en Palermo se venden a $350 pero salen $89 en Mercadolibre (¡Y son del mismo proveedor!), mates de aluminio que salen $16 en un Todo x $2 pesos de Cabildo y Juramento pero aumentan a $45 en la calle Costa Rica, y sandwichitos de jamón y queso que en cualquier panadería salen $5,50 pero que al cruzar Juan B. Justo se transforman en bruschettas campestres de $26.  Y no es un rumor ni una confusión. Yo misma me he cruzado con el dueño de un famoso negocio de decoración en una curtiembre cordobesa que atiende en Villa Crespo y ambos compramos cueros de vaca de 80 dólares  que yo usé para una alfombra y él colgó de un ganchito para vender  a $1500 pesos en uno de sus “espacios” sobre la calle Honduras.

3.  Lo marketinean como moderno, top y vanguardista, pero está más quemado que la rúcula
En los años 30 lo más de lo más era tener una quinta en el delta del Tigre. En los 50, lo top era irse de veraneo a Mar del Plata toda la temporada. En los 80, cuando Mar del Plata fue copada por la clase media, la gente paqueta huyó a otras localidades y el boom fue Pinamar.  Cuando Pinamar dejó de ser cool, lindo y exclusivo, la gente top se fue a Cariló. Sin embargo, ahora mismo Cariló está al borde del abismo (el centro parece un pueblito Hobbit) y la gente ya está huyendo a Mar de las Pampas o a Mar Azul.  Y con Palermo pasa lo mismo. Palermo está empezando a hacer el mismo circuito que Cariló. Se está muriendo como un cuerpo desangrado en la vereda, como antes le pasó a la Costanera o a la galería Bond Street de Santa Fé y Talcahuano. La gente chic de verdad se abre su productora de contenidos o su tienda de pan en Villa Ortúzar, en Chacarita o en Devoto, no en la rebalsada, agotada y repetida calle Gorriti.  Lamentablemente, los que se instalan hoy en Palermo son los mismos que están descubriendo Twitter, van por la tercera temporada de Lost y visitan Puro Diseño para juntar folletos.  

4.  Está siempre lleno
Aunque Palermo pretenda ser top (los precios de sus inmuebles, la pretensión de sus restaurantes y la cantidad de empresas cancheras ubicadas en la zona lo prueban) de exclusivo no tiene nada. Las cosas exclusivas son, por definición, pocas o para pocos. Palermo pretende cobrar los precios de St. Barths pero con la cantidad de gente de la feria de Mataderos o la Bristol en Mar del Plata. Basta con visitar alguna de sus ferias para ver a millones de minitas tratando de comprarse una prenda suficientemente loca y mal cosida o patotas de familias apiñadas en parrillas populares como Las Cabras. O sacan la mitad de las mesas en los bares o empiezan a cobrar lo mismo que en La Salada. Las dos cosas no.

5.  Está apestado de gente disfrazada de artista
Hace unas dos semanas, conocí a un muchacho palermitano cuyo mail era algo así como marianogomezescritor@gmail.com y me hizo acordar a los gansos que caminan por Palermo con su pantalón cuadrillé, su bolsito de director de cine y el pelo sucio. Un pelo ensuciado prolijamente, meticulosamente, milimétricamente para completar el outfit de nenito conflictuado comprado en una liquidación de Bensimon.  En Palermo, todos los raros son como una Fendi falsa. Son raros de imitación, de cabotaje, de mentirita. Los raros de verdad están encerrados en una casa en el arroyo Barquita en la tercera sección del delta de Campana o tienen una comunidad auto sustentable en Carlos Keen.  Tienen el pelo parado porque no se miran al espejo desde 1987, no porque el estilista de Cool Cuts les hizo un look mezcla de Johnny Rotten y Sylvia Fine.  Su ropa es vieja porque gastan hasta el último peso en óleos y en fílmico para su primer largometraje, no porque ahora está in comprar ropa vintage en Nueva York.  Como el caso de Mariano Gómez, que avisa en su email que él es escritor. ¡Por amor de dios, muchacho, si fueras escritor no necesitarías ponerlo en tu casilla!

6.  Es una plaga que se expande por todos lados
Según las inmobiliarias, Chacarita se ha encogido. Sí, así como leen. Ahora, la mitad de lo que antiguamente era Chacarita es Palermo Dead o Chacalermo. Los que vivían en Villa Crespo también se mudaron sin saberlo y ahora viven en Palermo Queens, y quienes antes vivían en la zona más vieja de Recoleta ahora están en Nuevo Palermo…. Y eso es nada. Cualquier propietario que tenga un inmueble en la zona, ahora tiene la posibilidad de darle un toque cool a su monoambiente cavernoso y publicarlo como Palermo Soho, Palermo Coppola, Palermo Sensible o Palermo Glam y cobrarlo como si se tratara de una torre con pileta y gimnasio en Barrio Parque.  ¿Para cuándo Plaza Miserere se transforma en Palermo Chipá?

7.  Los mozos creen que están en el SOHO trabajando de camareros hasta que los descubra un director de cine
Por todas las razones enumeradas, en pocos restaurantes de Palermo se puede cenar por menos de 100 pesos per cápita. Sin embargo, esas abultadas cuentas no garantizan una buena atención. En su eterno afán por ser diferente, cool e informal Palermo contrata personal joven y canchero que no sólo no está calificado para atender sino que además tampoco tiene interés en hacerlo. Todos pululan por el salón con sus tatuajes peruanos, sus pantalones andróginos y sus ojos trasnochados dejándole bien claro a los clientes que ellos no son mozos, sino que están ahí temporariamente, hasta que Coppola vuelva para filmar la secuela de Tetro y los transforme en nuevos avatares de Mike Amigorena.

8.  Los nombres de los negocios parecen escritos por Capusotto
¿Qué venden en un lugar que se llama “Vicki Martínez, objetos”? ¿Floreros, bolsos, sillas, gatitos de porcelana? No. Esculturas. ¿Qué  hay en un multiespacio? ¿Artes plásticas, teatro, instalaciones vivientes contra el consumismo y la globalización? Nada que ver. Hay una peluquería con una barra de tragos. En Palermo, para poder ir de shopping hay que  resolver los acertijos de las marquesinas o entrar a todos los locales a preguntar qué venden. “Objetos reales para gente irreal” en realidad son mates decorados y  “lighting concept” son foquitos, pantallas artesanales y fanales con LED que simulan velas. Las marquesinas están al pedo, porque no venden ni le avisan al cliente qué va a encontrar adentro. Son simplemente una manito de pintura cool para duplicar el precio de los productos.

9. Está lleno de ropa espantosa
Es verdad que la moda es más que un pantaloncito negro entallado. Que es una forma menor de arte, que es la visión moral del mundo de un diseñador. Pero pongámonos de acuerdo. “Feo” y “moderno” no son sinónimos. “Informal” y “sin dobladillo ni pespunte” no son la misma cosa. “A lunares con cuadrillé y flores de paño lenci” no es diseño vanguardista, ni ropa edgy, ni nada por el estilo. Es la ropa del payaso Krusty y nada más.

10.  Le cambian el nombre a los platos baratos para disimular
Puré de papas por puré rústico, ensalada de radicheta por colchón de verdes, smoothie por licuado, roll por arrollado, crocante de maíz por polenta fría... Pero a esta altura todos sabemos que pesca del día en croute con ensalada tibia de verdes y cherries no es más que un filet de merluza a la romana con una mixta que dejaron afuera de la heladera. Aunque en el salón digan “pasta” y “ave”, todos sabemos que adentro, en la cocina, les llaman “fideos” y “pollo” como cualquier persona normal.  En todo caso, si me quieren cobrar más, denme lenguado o brótola, no le inventen otro nombre a la merluza.


por Carolina Aguirre